ultimos temas
creditos
conectados

Déjame conocerte [Priv. Johan]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Déjame conocerte [Priv. Johan]

Mensaje por Invitado el Dom Ene 05, 2014 4:51 pm


Hacía pocos minutos que había llegado al baile con su pareja, era bastante curioso y un tanto triste pensar que después de todos los años que llevaba estudiando allí era la primera vez que iba al baile con un acompañante. Quizás porque Alex nunca pensó en ello como algo esencial sino que se limitaba a ir sola o con su hermano. Negó suavemente con la cabeza, aquel no era un momento para ponerse a pensar en años atrás. Echó un rápido vistazo al ambiente de la sala, ya había parejas que bailaban mientras que otras se mantenían de pie o sentadas charlando.

Desvió la mirada hacía el otro, este observaba todo de igual manera pero podía jurar que no sentía tanto entusiasmo por ello. Posiblemente solo iba por obligación al fin y al cabo si iba con ella era por aquel encuentro tan extraño en el pasillo. Bajó la mirada durante unos instantes, en realidad no sabía nada sobre él, lo único que sabía era que se trataba de un estudiante de la casa Slytherin, pero... ¿ya está? Ni siquiera sabía en que curso estaba. -Te has lucido, Alex...- pensó para si misma, dándose un pequeño golpe en la frente pendiente de que el otro no la viera y pensara que se estaba volviendo loca.

Varias personas pensarían que era algo de poca importancia, si bien no el trato fue por parte de ambos pero Alexis era una chica demasiado sociable por lo que el no conocer a alguien que la había acompañando al baile le dejaba mal sabor de boca. Podría empezar a hablarle y seguramente se pasaría toda la noche contándole anécdotas de su vida y si fuera otra persona no tendría ningún problema en hacerlo pero por alguna razón con el joven Person era diferente. Quizás por lo que había escuchado de los estudiantes de la casa de la serpiente, no eran personas que estimaran mucho a los leones y según le comentó su hermano eran personajes con una paciencia como una miga de pan.

También es verdad que su hermano exageraba siempre las cosas pero aparentemente se le veía un muchacho bastante reservado, quizás era eso lo que le echaba para atrás. O quizás era eso lo que hacia que le pareciera alguien interesante, alguien que valía la pena conocer. Siempre era capaz de descifrar el carácter de alguien apenas reciente de conocerle mediante algún gesto, su forma de hablar... Pero con Johan a pesar de haber conversado dos veces no había conseguido saber como era. -Aunque las dos veces no fueron encuentros muy normales- pensó de nuevo, sin poder evitar que una sonrisa se formara en sus labios, realmente era divertido recordar como le tiró los libros sin querer, su torpeza por una vez había servido para algo.

Volvió a desviar su mirada hacía el rubio, ¿se lo tomaría a mal si le decía que aún no quería bailar? Seguramente no, tenían toda la noche por delante después de todo. Le cogió de la mano y en cuanto su mirada se clavó en ella le sonrió, tirando de él suavemente mientras empezaba a caminar.- Sígueme. -Le susurró, llevándoselo a un rincón del gran salón que aún no había sido ocupado. Soltó su mano y se sentó en uno de los asientos, haciendo un pequeño gesto con su cuerpo para indicarle que se sentara en el otro asiento libre.- Perdona por ese tirón tan de sopetón -Se disculpó mientras soltaba una pequeña risa, llevándose un mechón de su cabello tras su oreja. Supuso que todo aquello le habría pillado un poco por sorpresa.- Me gustaría bailar más tarde, si... no te importa, claro -Se encogió un poco, sonriendo levemente. Espera, ¿y si le decía que si quería bailar? Vio como abría la boca y inconscientemente cerró los ojos y alzó ambas manos, intentando pararle en el intento.- ¡Espera! Antes de que digas nada -Respondió rápidamente y casi sin respirar, volviendo a abrir los ojos y alzando la mirada hacia él. Bajó los brazos y los apoyó en su falda.- Verás, primero quería agradecerte el haberme pedido ir contigo a este baile, a pesar de no conocerme... -Rió un poco, manteniendo después la sonrisa en su rostro mientras hablaba.- Si he querido que nos sentáramos es porque quería hablar contigo... quiero conocerte Johan, me pareces alguien muy interesante -Se dio cuenta de que aquello tal vez había sonado un poco cotilla aunque claro, no podía negar que a veces lo era. Se mantuvo a la espera de su respuesta, esperando que el otro no se lo tomara a mal lo que le acababa de decir, era tan impulsiva que a veces podía llegar a ser hasta bocazas.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Déjame conocerte [Priv. Johan]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 14, 2014 5:51 pm

El joven Slytherin había permanecido toda la tarde tirado en un sillón de la sala común de su casa, verdaderamente desinteresado del mundo, ni siquiera se había molestado en intentar hacer nada especial. ¿Para qué? El jodido baile le daría un tiempo de reflexión y tiempo de no hacer nada. Porque realmente no había ido con intenciones de bailar. Por supuesto, sabía hacerlo, otra cosa era que tuviera interés o entusiasmo en ello. Verdaderamente no le llamaba demasiado la atención. Se aguantó un chasqueo de lengua, quizás lo único bueno de aquel baile era poder estar con aquella chica que, a pesar de torpe, era linda hasta cierto punto.

Sacudió ligeramente la cabeza para apartarse esos pensamientos de su mente, aunque para el mundo exterior tan solo debía parecer que se apartaba el flequillo de los ojos. Sin embargo, debía de reconocer que se le hacía un poco rara la presencia de la chica de la casa Gryffindor junto a él. Le resultaba raro su silencio y falta de conversación. ¿La habría incomodado con su forma taciturna de ser? Era posible y... extrañamente aquello le molestaba. Iba a carraspear para intentar atraer su atención pero se contuvo, ¿qué iba a decirle? Él no solía empezar ninguna conversación con nadie, ni siquiera comprendía el por qué quería tener una conversación con ella. Era molesto no saberlo tampoco.

Y un pequeño gesto de fastidio se dibujó en su rostro usualmente pétreo por unos instantes. Luego regresó a la indiferencia, deseando que Alexis no se hubiera dado cuenta de esa falla en su máscara.

Sin embargo, la mano de la chica lo sacó de sus pensamientos. Desvió su mirada hacia ella, un tanto sorprendido por el gesto y, silencioso y obediente, la siguió a donde le guiaba. Al ver que se sentaba en uno de los asientos y notar que había otro libre junto al de ella, tomó su lugar, suponiendo que no tendría ganas de bailar. Mejor. Y las nuevas palabras de ella resonaron en su mente, se disculpaba con él, vaya eso sí que se antojaba como algo más normal en la relación que tenían. Casi le dedicó una sonrisa, pero la nueva pregunta le hizo quedarse con la cara dudosa de nuevo. Abrió la boca para decirle que no tenía especial interés en bailar si ella no quería, pero el nuevo grito le hizo cerrarla de nueva, Alexis era verdaderamente rara... aunque era divertido, no podía negarlo. En realidad no se esperaba que fuera a pedirle saber más de él, nunca se había considerado una persona especialmente interesante. Pero le parecía... relativamente aceptable.

-No me molesta que quieras saber más de mi. -Reconoció, esbozando una tenue sonrisa para intentar relajar a la chica, aunque salió un poco tirante al no estar acostumbrado a dedicar sonrisas normales y no crueles o irónicas.- Aunque no estoy... muy conforme con que solo hable yo, porque también quiero saber algo más de ti, Alex. -Siguió diciendo, algo dudoso, no del todo seguro de si podía llamarla por su apodo o aquello estaría mal.- Propongo que tú hagas una pregunta y luego hago yo otra. ¿Te parece bien? -Preguntó finalmente, cerrando la boca.

Entonces fue cuando se dio cuenta de que su rostro ardía un poco, estaba casi seguro de que se había sonrojado por ello. Rayos, realmente se le daba mal tratar de entablar conversaciones normales con otra persona.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Déjame conocerte [Priv. Johan]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 18, 2014 7:24 pm

Su mirada se mantuvo distraída observando sus manos apoyadas en su falda, lo suficiente antes de que el otro respondiera, sus palabras tranquilizaron sus dudas al ver que realmente no se lo había tomado a mal por lo que sintió como si un peso interior se desvaneciera. Alzó de nuevo sus ojos los cuales destellaron un pequeño brillo durante unos instantes al percibir la sonrisa del chico, no solo porque le sorprendía tal gesto de alguien que -a su parecer- era algo serio sino porque realmente le sentaba bien esa expresión en su rostro. No pudo evitar sonreír de vuelta y más cuando le escuchó de nuevo, incluso pudo notar como una chispa de alegría invadía su cuerpo. Le alegraba saber que no era la única que tenía interés en conocerse mutuamente, aquello dejaba vía libre para que pudiera preguntarle todas las cosas que desconocía de él. Además le había llamado por su apodo cosa que le hizo pensar que no la tomaba como una desconocida o persona distante.

Abrió la boca para contestar pero volvió a cerrarla al oír su propuesta, aquello... ¡era una idea genial! Su sonrisa se anchó automáticamente, incluso sintió que sin querer había dado un pequeño bote sobre la silla aunque exteriormente quizás había parecido un simple movimiento para acomodarse.- Me parece bien -respondió a la vez que asentía con la cabeza, manteniendo la sonrisa en sus labios.- Aunque quizás... deberíamos hacer una breve presentación, al fin y al cabo la última vez que nos vimos solo nos dijimos nuestros nombres -Añadió después, riendo con suavidad.- ¡Empiezo yo! -Se acomodó un poco en la silla y carraspeó su garganta, apoyando sus brazos sobre la mesa e inclinándose levemente hacia delante para estar más cerca y más cómoda.

- Bueno mi nombre ya lo sabes, aunque no te lo dije completamente entero, mi segundo nombre es Rose -Giró su cabeza hacia ambos lados, echando un fugaz vistazo a su alrededor para después inclinarse más hacía él mientras escondía su boca con una mano, como quién va a contar un secreto y no quiere que nadie se entere.- Si te soy sincera no me gusta mi segundo nombre así que no suelo decírselo a casi nadie -Soltó apenas una pequeña carcajada, llevándose un dedo a sus labios en señal de que no dijera nada, como si fuera un secreto. Volvió a incorporarse, prosiguiendo a su "presentación".- Voy a ahorrarme el decirte que soy de Gryffindor, ya sabes, ¡la mejor casa de Hogwarts! -Alzó sus brazos, haciendo fuerza para enseñar -o intentar enseñar mejor dicho- músculo en un intento de bromear pero se dio cuenta de que lo que acababa de decir no le haría mucha gracia al chico de la casa de la serpiente así que los bajó inmediatamente, notando como se le había quedado cara de idiota e incluso sus mejillas ardían un poco de la misma vergüenza. ¡Serás bocazas!, pensó para si misma.- Uy... no debí decir eso... -Susurró, rascándose la superficie de la nariz en un gesto de nerviosismo, riendo un poco mientras pensaba con rapidez que decir para arreglarlo.

- Esto... ¡así! Estoy cursando el último año, ¡y me da una lástima! -Dejó escapar un suspiro, apoyando su mejilla sobre uno de sus puños.- No quisiera dejar este colegio nunca, es bastante triste pensar como los años han pasado tan rápido, ¿no crees? -Le miró fijamente, sonriendo un poco. Aquello estaba sonando muy melancólico y triste por lo que sacudió un poco su cabeza, estaban en un baile y quería que aquella conversación fuera lo más agradable posible.- Perdón te estoy aburriendo, ¿no? Suelo enrollarme más de la cuenta, así que ya te dejo hablar. Dime... mmm no se, cuantos años tienes y que te gusta hacer, por ejemplo -Esbozó una sonrisa, preguntándose si realmente eran tan diferentes como aparentaban o tendrían algo en común, tenía la sensación de que eran polos opuestos aunque quizás por ello estaban allí charlando, porque los polos opuestos se atraen mutuamente.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Déjame conocerte [Priv. Johan]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 16, 2014 6:12 pm

Contuvo una sonrisa petulante cuando la chica le dijo que le parecía una buena idea, claro que era una buena idea, la había tenido él después de todo. El rubio se mantuvo silencioso, dejando que fuera la joven Gryffindor la que tomara las riendas y llevara las riendas de aquella conversación. Así que se llamaba Alexis Rose, se aseguró de tomar nota mentalmente, totalmente convencido de que sería absolutamente incapaz de olvidarlo jamás, aunque a ella le molestase su nombre... es más, podía usarlo para picarla si en algún momento se le antojaba. Aunque tenía la impresión de que no llegaría a sentir esa necesidad demasiado a menudo.
Por su actitud al presentarse como una Gryffindor, no pudo más que soltar una suave risa. Más que quedar como una idiota, había quedado como una idiota adorable. No cual no era necesariamente malo, tan solo era diferente, y eso le gustaba un tanto a Johan, aunque no podía negar que la chica seguía resultándole un absoluto misterio y algo inquieta para que terminase de encajarle como alguien deseable.

Definitivamente, aquella chica era totalmente lo opuesto a él mismo, pero eso, en realidad, le resultaba un tanto agradable para descubrir cosas nuevas. Cuando ella terminó de hablar, tomó aire, porque ahora le iba a tocar a él y no sabía muy bien cómo empezar. Supuso que lo suyo sería hacer como hizo ella así que, tras dedicar una mirada a los que lo rodeaban, quienes parecían totalmente desinteresados en su conversación, volvió a clavar su mirada verde clara en la chica y esbozó una pequeña sonrisa, comenzando a hablar.

-Al igual que tú, tengo un segundo nombre que no me agrada demasiado, es Kenneth. -Explicó lentamente, no tan entusiasmado como la chica cuando había comenzando a contar su historia pero tampoco estaba tan tan mal.- Como ya sabes, soy de la casa Slytherin y, como ya no sabes, estoy en sexto curso, es decir, todavía me queda un año más aquí. -Le guiñó un ojo, cómplice a pesar de todo.- ¿Qué más...? Mm... bueno, me gusta la magia, por supuesto. Me gusta leer en paz y esas cosas... lo normal. Y los gatos, los gatos son bastante agradables.

El tono para esas últimas palabras era una mezcla entre burla y seriedad. Al fin y al cabo, iba con doble sentido, la chica no dejaba de ser un gato para él. Un gato salvaje, pero gato después de todo. Al final la casa de los leones iba a acabar por resultarle más interesante de lo que había pensado en un principio. Mantuvo la tenue sonrisa en los labios, tratando de que fuera lo más normal posible.

-También me gusta salir fuera, tomar un poco el aire. Y la tranquilidad, supongo que la soledad es una buena compañera cuando no hay nada mejor. -Explicó, bajando la mirada hacia sus propias manos, sabía que no era lo mejor para contar cuando se trataba de un baile, pero había sido ella la que había insistido en que quería saber.- ¿A qué te quieres dedicar cuando acabes el curso? -Preguntó un tanto curioso por saber si ella sería ambiciosa o no con su futuro. Eran las cosas que a él le importaban después de todo.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Déjame conocerte [Priv. Johan]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.