ultimos temas
creditos
conectados

Only know you love her when you let her go (priv) {Godric G.}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Only know you love her when you let her go (priv) {Godric G.}

Mensaje por James Smith. el Jue Ene 02, 2014 4:59 am

Ni siquiera eran las dos de la tarde cuando una lechuza parda entró a mi aula. Debo admitir que me tomó totalmente desprevenido, algo que jamás me había ocurrido en mi vida. No importa si duermo o estoy dando clases, siempre mantengo mi atención puesta a mi alrededor. He escuchado sobre tantos accidentes y emboscadas de magos por confiar en la tranquilidad, que me he obligado a mí mismo nunca confiar. Sin embargo, durante esta tarde fue diferente. Estaba demasiado sumergido en las lecturas sobre un nuevo encantamiento proveniente del Medio Oriente que ni siquiera me percaté del animal. No fue hasta que me dio un fuerte picotazo en la mano que detuve la lectura; la lechuza me había dejado una marca en el dedo. Aparté mi mano rápidamente, no fuera a ser que el animal volviera a atacarme.

La lechuza extendió su pata y yo tomé el pergamino que estaba doblado. Con el rabillo del ojo observé al animal marcharse por la ventana, volando hacia la torre donde se encontraba la lechuceria. Leí el pergamino y me sorprendí. Era de parte de Godric Gryffindor, el fundador de la casa con el mismo nombre y co-fundado con Lady Hufflepuff del Colegio. Fruncí el ceño, incapaz de comprender el por qué Lord Gryffindor me estaba citando en un lugar llamado... Cabeza de Puerco. "Extraño..." dije para mí mismo, arrugando el pergamino y arrojándolo a la basura.

En todos los años que llevó en Hogwarts, si he cruzado palabra con Lord Gryffindor cinco veces, han sido muchas. El hombre nunca se ha mostrado muy... amigable hacia mi persona. Tampoco lo ha hecho Lord Slytherin. Por supuesto, no es como si me interesara los por qués, pero me resulta bastante extraño, en especial la actitud de Lord Gryffindor. La forma de Salazar Slytherin no me sorprende en lo más mínimo. Él no es sólo frío por naturaleza, aparte de arrogante —me dobla en arrogancia y eso es mucho que decir— sino que yo sé muy bien que el hombre está interesado en Lady Hufflepuff, mi prometida.

¿Por cuanto tiempo Slytherin ha estado pendiente a Lady Helga? No tengo la ni la más remota idea, pero supongo que será desde que eran adolescentes. Por lo tanto, sus actitudes hacia mí son más que razonables, sin embargo, las de Lord Gryffindor no lo son. Quizás hoy fuera el día donde descubriera el por qué, en ese lugar llamado Cabeza de Puerco.

Cuando la noche llegó, salí de los terrenos de Hogwarts y silenciosamente, desaparecí hasta llegar a la pequeña aldea de Hogsmeade. El lugar estaba tranquilo, muchas de las tiendas estaban cerradas y las pequeñas casas, en su mayoría, sólo mostraban signos de que había alguien en su interior por las antorchas encendidas. No suelo venir a Hogsmeade, no me interesa el pequeño lugar. Mis viajes siempre han sido buscando conocimiento, y esa pequeña aldea no ofrece ninguno. Aunque he de aceptar que se parece a una aldea mágica que visite en las afueras de Francia. La aldea de Lacroix estaba en las tierras de Lord Lacroix y la gran parte de los magos eran personas brillantes. Habían inventado una decena de hechizos y pociones... toda una maravilla.

Encontré el lugar con facilidad. Era el único lugar donde se escuchaban los gritos de magos ebrios. "Grandioso lugar, Lord Gryffindor, grandioso lugar" pensé secamente. El olor a alcohol y a hombres ebrios me llegó tan pronto abrí la puerta. No pude evitar el recordar mis días en una ciudad cerca de Jerusalen... Un borracho se tropezó y calló frente a mis pies. Las mejillas rojas por el alcohol ademas de su olor nauseabundo me hicieron fruncir el ceño.

Por eso odio ir a las cantinas.

Alcé la mirada con toda la decencia que se puede tener en un lugar como ese. Esto debía ser una broma. Y una muy mala, por cierto. De tantos lugares que existen en el castillo, Lord Gryffindor debía seleccionar un lugar tan repugnante como este. Cerré los puños y crucé el lugar, esquivando a dos borrachos que estaban a punto de irse a los puños por sabe Dios que cosas. Caminando, encontré a Gryffindor sentado en una mesa, lejos del revuelo que había. "Buenas noches, Lord Gryffindor, es un placer encontrarle. Por cierto, tiene una lechuza encantadora" saludé de forma cortante. No eran ni buenas, ni me parecía un placer encontrarle y mucho menos me parecía que su lechuza era encantadora. Ave de los demonios. Aún me dolía el dedo, tendría que buscar algún hechizo curativo. Tomé asiento y le observé fijamente. El mago podría ser el mejor duelista de la historia actual, pero eso no significaba que yo le tenía miedo. Respeto sí, miedo jamás. Tampoco a Slytherin. Es bien conocido que Lord Slytherin tiene una conexión con la magia oscura, pero eso a mí nunca me ha importado ni sorprendido. Después de todo, con tantos años viajando de aldea en aldea, es más que obvio que yo también tengo un pasado con las artes oscuras. Por supuesto, nunca me he ligado a ellas como otros ignorantes. La magia oscura es un camino peligroso, muy peligroso; puedes perder la razón y la mente si las utilizas muy a fondo. Pero eso es otra historia... "Por lo visto no existen muchos lugares en el área, ¿verdad?" comenté con fingido interés. La explosión de varias jarras de cerveza, los gritos del mesero y el fuerte grito del propietario, echando a los dos borrachos problemáticos del lugar, me hicieron entrecerrar los ojos.  Esto debía ser una broma. Miré al mago que estaba frente a mi con irritación. "Iré sin rodeos. Supongo que ésta absurda reunión gira en torno a Lady Hufflepuff, ¿cierto? ¿Qué desea saber? Y sobretodo, ¿por qué le interesa?" cuestioné, echándome hacia atrás en la silla de madera. Más valía que el mago terminara esto rápido.
avatar
Mensajes :
34

Galeones :
173735

Reputación :
10


Hoja de personaje
Varita:
Sangre:
Estado Civil: Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

avatar
Re: Only know you love her when you let her go (priv) {Godric G.}

Mensaje por Godric Gryffindor el Dom Ene 05, 2014 2:17 pm

Esa mañana se había encontrado sin nada que hacer en su habitación ¿que hacer cuando no te puedes ir de aventuras? Porque tenia que quedarse, estaban a punto de empezar sus clases de nuevo y la próxima escapada que tenia prevista era de una semana o mas. Si, esa tendría que esperar desde luego. Cerró los ojos un momento, tendría que bajar a desayunar, seguro que Hel había preparado algo delicioso para la comida. Se levantó de la cama, revolviéndose el pelo. Helga. Si, en eso había estado pensando desde hacia unos días, en ella y en su prometido que casualmente era el profesor de encantamientos y quizás con el que menos tratos había tenido Godric. Al hechicero escarlata no le caía bien ese hombre, no es que le hubiera hecho nada pero...Simplemente no le podía caer bien

Helga le había repetido que era un buen hombre, un gran mago, Gryffindor no lo ponía en duda, lo había visto dar clases, era un gran hechicero, sabia multitud de encantamientos, era el mejor para su puesto, él lo sabia y por eso lo respetaba como mago. Fue bajando las escaleras hasta el gran comedor donde lo vio sentado a un lado de la profesora de Aritmancia, miró donde se sentaban los directores, allí estaba su pequeña hermana junto con Salazar, teniendo una apacible conversación. Estaban los dos tan tranquilos conversando que Rowena se había refugiado tras un libro, el león sonrió, iría a las cocinas a desayunar, si se sentaba en la mesa sabia que volvería a discutir con Salazar o simplemente interrumpiría el momento entre esos dos. Fue hasta el cuadro y le hizo cosquillas a la pera, entrando en la cocina donde los elfos domésticos le saludaron, no era nada extraño ver al fundador de la casa del león por allí. Cogió unos cuantos dulces y un zumo de calabaza para sentarse algo alejado del ajetreo propio de la sala.

Quizás tendría que hablar con Lord Smith, nunca habían cruzado mas de cinco palabras y ninguna había sido precisamente agradable por parte del león pero es que no podía evitar pensar que ese hombre iba a poner en peligro la felicidad de su hermana y su mejor amigo. Estúpido Salazar, ya podría declararse, tener un plan o algo para poder estar junto a Helga ¿no? No era tan difícil, ella aun no estaba casada, no era como Rowena que jamas rompería la promesa que le hizo a Robert. Eso era lo que mas temía para Helga, que si James moría antes no pudiera ser feliz con otra persona ¿y que hacer? Esa era la pregunta que no dejaba de vagar por la mente del fundador mientras comía el pequeño desayuno que había conseguido ¿que hacer cuando no quieres que tu hermana sea infeliz? Era una pregunta sumamente difícil, mas sabiendo que el honor estaba por medio.

Bueno, lo primero antes de trazar cualquier plan, era conocer a tu enemigo, es decir a James. Para las aventuras, Godric no solía tener ningún plan pero cambiaba cuando era su dia a dia, el león solía organizarse en pequeños planes, incluso cuando fue a conseguir los papeles correspondientes para la apertura del colegio tuvo que recurrir a toda su inteligencia para obtenerlos, él no tenia la inteligencia que Rowena o Salazar, su inteligencia era practica, activa, quizás era mas parecida a la de Helga. Se levanto de la mesa y se despidió de todos los elfos con una sonrisa. Ya tenia claro cual seria su siguiente paso

Subió a la lechucería, silbando para llamar a su lechuza la cual no tardo mucho en bajar desde lo alto de la torre. Le acarició el plumaje pardo del ave con suavidad-Bien, tienes que llevar un mensaje a Lord Smith ¿de acuerdo? Haz que lo lea cueste lo que cueste,África ¿entendido?-la lechuza pareció entender la petición de su amo ya que estiro la pata como respuesta-Esa es a actitud-el mago ató el mensaje, que había escrito mientras subía hasta la lechucería, a la pata del animal. Puso el brazo para que se apoyara en él y lo dejo irse cuando salio de la sala. Se quedo unos minutos contemplando como se iba la lechuza-Bueno, habrá ir yéndose al lugar acordado.

Llevaba ya un rato en la taberna viendo a los magos borrachos liara en el local. Podría haber elegido otro lugar mas tranquilo para conversar pero a decir verdad es que le gustaba el Cabeza de Puerco. Solía ser un lugar entretenido ademas de que uno podía llegar a enterarse de cosas que no podía en otros sitios, si uno sabia donde escuchar podía averiguar cosas interesantes. Aunque hoy no venia con esa intención siempre era bueno estar en un sitio que te resultara cómodo. Miró a la puerta cuando vio entrar a Lord Smith y sonrió divertido sin poder evitarlo. El hombre estaba acostumbrado a otros locales mas sofisticados y no a este tan lleno de borrachos. No hizo falta que le hiciera señas pues James pareció verle a la primera, pudiera ser porque era el único sobrio en ese local aparte del propio tabernero. Se quedo mirando al profesor sonriendo aun suavemente, no iba a negar que le resultara divertido el tono cortante con el que le hablaba y, a juzgar por su dedo y su comentario, África había conseguido que le echara cuenta de esa manera tan particular.

Buenas noches, Lord Smith, veo que recibió mi citación ¿no le parece un lugar agradable?-rió suavemente por su propia broma-Y le trasmitiré su opinión a África, seguro que le caerá bien-Se quedo mirando al hombre mientras se sentaba. Parecía que si que le había molestado ser llamado a ese lugar, bueno, para la próxima quizás escogiera algún lugar mas del agrado del otro, no quería tampoco hacer enfadar a Helga haciéndole esas cosas a su prometido. Miró brevemente la explosión y el espectáculo que estaban formando los borrachos antes de volver la mirada a James-Parece que sabes porque te he llamado. Si es por Helga y es de mi interés porque ella es mi mejor amiga, mi prima y es como si fuera mi hermana pequeña-le miró con gesto serio-La verdad es que quiero saber algunas cosas sobre usted. Solo eso. Quiero que Helga sea feliz así que...dígame ¿usted quiere a mi prima de alguna manera? Por que le diré que Hel merece todo el amor que se le pueda dar o incluso mas. No hay bruja que se lo merezca mas que ella y si la hay, no tengo el gusto de conocerla...Así que siéntese, porque la reunión acabara cuando yo despeje toda mis dudas sobre esto. Al fin y al cabo ¿Tiene prisa?-Se echa para atrás en la silla con la botella de cerveza de mantequilla en la mano-Es ya entrada la tarde, a pocos lugares se puede ir ya, y de todas maneras la conversación incomoda podría seguir en el colegio porque vivimos bajo el mismo techo~

_________________

Hear me Roar!
El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo.
avatar
Mensajes :
104

Galeones :
175931

Reputación :
13


Hoja de personaje
Varita:
Sangre:
Estado Civil: Ver perfil de usuario
profesor

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.